La ministra Fátima Báñez acordó ayer con los sindicatos y la patronal incrementar en 2018 un 4% el salario mínimo interprofesional (SMI), que quedará fijado en 735,9 euros mensuales. Esta subida afectará a casi 534.000 trabajadores, el 3,5 % de los afiliados al régimen general de la Seguridad Social. Tal disponibilidad por parte del Ejecutivo se produce después de años de política de contención salarial como consecuencia de la crisis. Cabe recordar que el año pasado el salario mínimo se elevó un 8%, tras un pacto entre el Gobierno y el PSOE.

El Ejecutivo tiene la intención de colocar el salario mínimo en 850 euros en 2020, con lo que estas subidas coincidirían con las elecciones autonómicas y con las generales, si no se adelantan. Desde este periódico hemos defendido la necesidad de realizar un esfuerzo en materia de salarios, por lo que consideramos positiva el alza aprobada. Primero porque supone un espaldarazo al esfuerzo de empresas y trabajadores en una coyuntura de crecimiento. Y, segundo, porque llega tras la concertación entre Empleo y los agentes sociales, pese a la división de opiniones en el seno de la CEOE. El acuerdo alrededor del SMI contribuirá a apuntalar la recuperación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *