Destituido el jefe de la Armada argentina por la desaparición del submarino ARA San Juan

La crisis provocada por la desaparición del submarino ARA San Juan se habría cobrado su primera víctima política de alto rango. Según han adelantado los diarios “Clarín” y “La Nación” y ha confirmado posteriormente un portavoz del Gobierno, el ministro de Defensa, Óscar Aguad, ha pedido el pase a retiro del jefe de la Armada, el almirante Marcelo Srur, cuando se cumple un mes de la desaparición de la nave con sus 44 tripulantes a bordo, a los que el Gobierno de Mauricio Macri ya dio por muertos hace dos semanas.

El relevo del almirante Srur, que apenas llevaba un año al frente de la Marina, se produce después de que el máximo responsable de la Armada separara de sus cargos a varios oficiales de alto rango. El Ministerio de Defensa, que ha protagonizado algunos desencuentros con la Armada por la forma en que esta fuerza naval ha gestionado la crisis, ha creado una comisión especial para investigar qué ocurrió con el ARA San Juan, perdido en aguas del Atlántico Sur desde el 15 de noviembre tras reportar una avería en su sistema de baterías. Uno de los miembros de esa comisión es el capitán retirado Jorge Bergallo, padre de unos de los tripulantes del ARA San Juan, Jorge Ignacio Bergallo, segundo comandante de la nave. La investigación se sumará a la causa judicial que ya está en marcha y a la que se han adherido como querellantes varios familiares de los marinos.

La polémica ha rodeado desde el principio la extraña desaparición del ARA San Juan, el submarino que hacía tareas de vigilancia a unos 400 kilómetros de las costas patagónicas cuando se le perdió la pista. La Armada ha ido informando a cuentagotas sobre lo ocurrido con el buque, y en ocasiones ha sido la prensa la que ha ido revelando detalles importantes que la institución naval había ocultado, como la serie de llamadas a tierra que el submarino realizó tras sufrir una avería en el compartimento de baterías por una entrada de agua. Al mismo tiempo, se divulgó que una auditoría había detectado irregularidades en los procesos de reparación del submarino.

Las críticas a la Armada han sido también constantes por parte de los familiares de los tripulantes. El principal reproche se centró en la forma en que se anunció el cese de las operaciones de rescate, transcurridos quince días desde la desaparición del submarino. El Gobierno no ha decretado todavía un duelo oficial por las víctimas pese a que extraoficialmente ya hace tiempo que se dio por muertos a los 44 tripulantes de la nave.

Cumplido el mes desde la desaparición del San Juan, las tareas de búsqueda continúan pero los medios desplegados para la localización de la nave se han reducido considerablemente. De aquella flota de decenas de barcos y aviones de 18 países sólo quedan unos pocos buques en la zona. Según la Armada, en estos 30 días de búsqueda se han analizado 27 imágenes captadas por los robots sumergibles. Pero todas esos restos o indicios corresponden a barcos pesqueros hundidos, formaciones rocosas y desniveles del fondo marino. Ni rastro del San Juan.

Mientras, un nutrido grupo de familiares de los tripulantes marchó ayer por las calles de Mar del Plata, desde la base naval donde se suelen concentrar hasta la Catedral de la ciudad. Por enésima vez, le reclamaron al Gobierno que no dé por concluida ni la búsqueda de la nave ni el rescate de los 44 tripulantes del San Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *