El ‘trumpismo’ conquista Reino Unido y aproxima un Brexit sin acuerdo

Son tiempos difíciles para la rutina. La elección de Boris Johnson, ex ministro de Exteriores, como jefe del Partido Conservador y, por tanto, primer ministro de Reino Unido otorga a la política británica mayores cotas de imprevisibilidad, cuando parecía que no había espacio para más.
Los tories han escogido a un político próximo a la línea ideológica y práctica del presidente de EEUU, Donald Trump. Bajos impuestos para rentas altas, mayores trabas para la inmigración y duro con sus ahora homólogos europeos.

El nuevo inquilino de Downing Street mantiene la promesa de que el 31 de octubre Reino Unido saldrá como sea de la Unión Europea. Haya o no acuerdo. Su deseo público, afirma, es que lo haya, pero no esconde su tranquilidad a que los puentes ‘exploten’.

Su gestión ahora, por tanto, debe encomendarse a preparar a Reino Unido a una salida desordenada de la UE, una circunstancia que le pondrá frente al espejo que tumbó a los líderes anteriores.

Johnson ha solidificado su imagen desde su vehemente posición favorable al Brexit, fuera este duro o no. Ahora el verbo debe pasar a una acción que resulta imprevisible saber cómo gestionará.

No obstante, decenas de representantes de los tories han asegurado que no están dispuestos a que Reino Unido salga caóticamente de Europa. Esta idea incluye la posibilidad de plantear una moción de censura y adelantar las elecciones británicas.

Algo que también podría formar parte de la estrategia de Johnson como forma de validar su posición de primer ministro, ‘limpiar’ su partido de contrarios al Brexit y pillar a los laboristas con el pie cambiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *